Close
Top Menu

Por Sonya Lanzas_ Hacer ponencias y presentaciones, va a ayudarte mucho a posicionarte como experto en tu campo profesional y te hará “grande” ante tus clientes y posibles colaboradores.  Además ganarás en confianza saliendo de tu zona de confort y demostrándote a ti mism@ que vales y que puedes conseguir todo lo que te propongas.

Aún sabiendo esto sientes miedo, estrés, canguelo, timidez, pavor, pánico… a hablar en público.  Te bloqueas, pasas del tema y pierdes las nuevas oportunidades que te brinda hacer una o varias ponencias.

Normal, la mayoría de nosotr@s sentimos esto mismo que te he descrito.  Entonces que hacemos, ¿nos quedamos en casa y nos dejamos llevar por nuestros miedos?

De eso nada bonit@.  Y como de eso nada, voy a contarte en este artículo 2 de los ejercicios que yo utilizo para superar ese pánico escénico

Estos ejercicios no solo te van a servir para superar el miedo a una ponencia, sino también los puedes utilizar si quieres hacer un vídeo, un Facebook Live, una sesión de ventas… lo que sea que te provoque ese estrés de tener que “venderte” frente a uno o varios desconocidos.

¿Nos arremangamos?  😉

Evocar una situación que nos provoca timidez, miedo, angustia, estrés

Una técnica que aprendí hace años cuando hacía clases de canto y cantaba en público, era vivir los nervios pre actuación.  Sí, estás leyendo bien.  Puedes experimentar esa ponencia,  esa entrevista con un cliente, una sesión de venta sin haberla vivido;  Yo hace años que lo practico y si a mí me funciona, ¿por qué no te va a funcionar a ti? 

Metodología

Túmbate cómodamente en el sofá.  Busca un momento donde no te moleste nadie, ni una mosca.  Respira hondo, relájate e imagina la situación que vas a vivir y que te provoca tensión, timidez… cualquier emoción que te haga sentir incomodidad y nervios.  Vívela como si fuera un recuerdo real.  Si te metes en el papel y te concentras, vas a sentir esas emociones como auténticas.  Tu cerebro relacionará esas emociones provocadas por ese recuerdo imaginario como verídicas.  Cuando llegue el momento de la verdad, no sentirás como nuevas esas emociones.  Las sentirás como algo ya experimentado y no experimentarás los nervios de hacer algo por primera vez.  Como ves podemos aprender técnicas para “engañar” a nuestro cerebro.

Practicar con un colega con el que tengas confianza.

Este es otro de mis recursos para prepararme una ponencia.  Cuando preparas una charla y la ensayas tu solo, no tienes feedback.  Puedes sentirte muy cómodo pero tal vez tu cuerpo, tu forma de hablar, algunas frases… pueden estar comunicando algo que tu no percibes y que resulta negativo. 

Ensayar delante de alguien con el que tengas confianza, va a ayudarte a tener el punto de vista objetivo de alguien que te está viendo como espectador.  Las personas que escojas sentirán emociones muy similares al público al que te vas a dirigir en la ponencia que vas a hacer. 

Metodología

Escoge a 4 o 5 personas, si son de diferentes ámbitos de tu vida mucho mejor.

Primero prepárate la ponencia y exponla delante de 1 de las personas elegidas.  Recoge sus sugerencias.  Aplica las que creas no concuerdan con lo que quieres comunicar.  Ensáyala de nuevo y vuelves a hacerla delante de otra de las personas escogidas, y así sucesivamente. 

Grábate en vídeo todas las veces que la ensayes, así podrás corregir problemas de incoherencia entre lo que comunicas y deseas comunicar en realidad.  También te servirá para ver la evolución de todo el currazo que te estás metiendo.

Todo en la vida es cuestión de práctica.  Si otros pueden hacerlo, ¿por qué carajos no vas a poder hacerlo tú?

Sonya Lanzas
Arquitectura de marcas Punkys
www.sonyalanzas.com

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar los siguientes tags y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>