Close

Por Sonya Lanzas_

¿Has leído bien? Vuelve a leer el título de este artículo…
¿Ya? pues eso, este post va de 3 acciones que tienes que llevar a cabo si quieres perder el tiempo con tu marca personal, acabar más quemado que la moto de un hippy y con la cuenta corriente a cero.

Lo que te voy a contar parece muy lógico. Todo muy normal y coherente, entonces… ¿Por qué carajos repetimos estos errores una y otra vez como un pobre mono de feria?
Pues muy probablemente porque cuando empezamos a crear una marca la mayoría no tenemos ni idea y tampoco vemos la necesidad de invertir en consultoría de marca. ¡Craso error my friend!
Pero tranquilo, aún estas a tiempo de rectificar leyendo este artículo, eso sí, si eres de los que quiere fracasar en plan para pasar el rato sigue esta lista y tienes el entretenimiento asegurado. Como ves este post cubre las necesidades de todo el mundo 😉

1. “Si montas una marca para vender estiércol seguro que tienes clientes y te forras.”
Esta frase es como si te la dijera tu madre. 8 palabras en orden que suenan a tiempos pasados como aquello de:
– Madre: Estudia biología que tiene más salida.
– Tú: Pero mamá, no me des la brasa. Yo quiero estudiar filosofía que me pone más.
– Madre: Que no hijo, hazme caso, que te vas a forrar.

Y acabas estudiando biología más amargado que el culo de un pepino, buscándote la vida como cualquier mortal y con una cuenta corriente muy humilde.
Crea tu marca en algo que te apasione, que te ponga a 100, que cuando te de un bajón puedas superarlo con una simple clase de spining o poniéndote “We are the champions” a “toda castaña”. De lo contrario te vas a cansar y lo peor… Vas a acabar hasta las narices. Piénsalo y me cuentas.

2. “Esto no se me da muy bien pero yo lo que quiero es ganar pasta”
Después de esta frase, bien… ¡Un gran “zaasscaaaa” en toda la boca! Si no se te da muy bien, ¿cómo piensas hacerlo? ¿vas a pillarte un socio que haga lo que no sabes hacer tú? Y si vuestra sociedad se va al traste… ¿Qué vas a hacer? Espera, ya te lo digo, vas a “morder el polvo” en el mejor de los casos.

Céntrate. Crea una marca basada en lo que sepas hacer tú, sin depender de nadie. Que si tu empresa crece y por cosas de la vida se va a tomar viento, puedas seguir a tu bola sin depender de nadie y seguir sumando ingresos.

3. “Nada. Abro una cuenta de Instagram, otra en Facebook y listos”
Las redes sociales son útiles pero no la solución definitiva a todos tus problemas. ¿Sabes la cantidad de peña que se estira de los pelos en Facebook para que el señor Zuckerberg le haga un poquito de caso a su página de empresa? Necesitas pasta, mucho tiempo y una buena estrategia sino ya te puedes dar por aplastado.

Hay que combinar el marketing online con el offline. Darle caña a tus relaciones sociales; o si quieres decirlo en plan cool, networking. ¡Pasea tu cuerpo y cerebro serranos! Que tu diferenciación basada en tu personalidad se vea mucho más allá de una pantalla de ordenador.

¿Me he explicado con claridad? Espero que sí, si no ya sabes, ¡Siempre estoy al otro lado! Sólo tienes que echarme un grito en forma de email y te respondo en menos que canta un gallo 😉

 

Sonya Lanzas
Arquitectura de marcas Punkys
http://www.sonyalanzas.com

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar los siguientes tags y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>