Close
Top Menu

El currículum ya es historia. Si bien es cierto que es el método para conectar directamente con una empresa, ver tu perfil de LinkedIn es ahora el paso siguiente y principal.

LinkedIn es la tercera red social más popular actualmente y la más utilizada con el fin de encontrar trabajo.  Su apariencia, muy semejante a la de Facebook, es lo que hace que sea “adictivo”  conectarte a diario para consultar nuevas ofertas, ver qué han compartido tus contactos y qué han recomendado de ti, entre muchas otras funciones que ofrece la plataforma.

  • Añade contactos. Crea relaciones.

Pero para hacer todo esto no basta con tener mucha experiencia en el mundo laboral… lo importante son los contactos. Para hacer crecer tu imagen es importante que la gente sepa de ti. Tener mucha actividad en la red no sirve de nada si aquellas personas que quieres que se fijen en tu talento o en tu experiencia no lo van a ver. Por eso, añade a tus contactos todas aquellas personas que puedan ser de tu interés, tanto si los conoces personalmente como si no.

Una oportunidad para conectar con más personas es uniéndote a grupos.

  • Eres lo que aparentas.

En las redes sociales, es así. Nos guste o no, te van a llamar (o no) por lo que pareces ser. Por eso es tan importante tener un perfil bien trabajado, que llame la atención y que de ganas de conocerte. Empezando por los básicos, una imagen “formal” pero que te defina y una cabecera relacionada con tus talentos o proyectos es un primer paso para conseguir que esa persona siga leyendo.

Descríbete como tu yo ideal. En tu abstracto, explica brevemente quién eres, qué te gusta y cuál es tu sueño. Es una oportunidad para conocerte un poco más de forma personal, sin centrarse tanto en tu carrera profesional y académica.

Ponle cara y ojos a tu experiencia. No sólo con el nombre y el puesto ocupado en la empresa que trabajaste es suficiente. Añade contenido multimedia como vídeos, fotos o incluso documentos para que los demás vean algunos ejemplos de lo que lograste en otro empleo.

  • (De)muestra lo que vales.

 Una de las funciones de LinkedIn que a menudo no damos importancia es la de las aptitudes. Las empresas ya no se fijan tanto en lo que tú dices de ti sino en lo que los demás piensan de ti. Por eso, asegúrate de que quienes te conocen y han trabajado contigo validen tus aptitudes. Esto da mucha más credibilidad a tu perfil y a su vez, genera ganas de que otros quieran trabajar contigo.

  • Actividad frecuente, NO excesiva

 Comparte contenido, recomienda publicaciones, participa en grupos… Es importante darle vida a tu perfil y aparecer de forma frecuente en la página de inicio.

Puedes jugar también con las menciones para que quien quieras que se fije en ti lo haga. Tan fácil como una @ y el nombre de la persona para que automáticamente reciba una notificación y vea tu publicación.

¡Aprovecha las oportunidades que hoy en día nos brindan las redes sociales y triunfa en tu perfil de LinkedIn!

 

Por Sara Pérez,
Coach y Especialista en RRHH

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar los siguientes tags y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>